UESLEI MARCELINO / REUTERS

Recuperemos a Venezuela con los votos, no con la violencia

Una mejor estrategia para enfrentarse a Maduro

El 4 de agosto, dos drones explotaron en el aire durante un discurso del presidente venezolano Nicolás Maduro en Caracas, en lo que luego fue calificado por el gobierno como un intento fallido de asesinato. A pesar de que la mayoría de las fuerzas opositoras rechazaron el ataque, el gobierno lo usó como excusa para arremeter contra la disidencia, ordenando 34 arrestos, incluyendo el del diputado Juan Requesens. Inquietantes videos circularon poco después por las redes sociales que sugieren que el gobierno drogó forzosamente y humilló al parlamentario para tratar de que confesara su participación en el complot.

[Read the English version of this article here.]

Para muchos, el ataque de Maduro a las libertades democráticas y la violación sistemática de los derechos humanos en el país significan que no existe otra opción distinta del uso de la fuerza para sacarlo del poder. Pero la confrontación violenta entre la oposición y un gobierno más que dispuesto a abusar de su monopolio en el uso de la fuerza es exactamente lo que Maduro quiere.

La oposición democrática de Venezuela debe resistir a Maduro explotando su mayor debilidad: su falta de apoyo popular. Las encuestas de opinión muestran consistentemente que cerca de cuatro quintos de la población desaprueba la forma en que Maduro ha gobernado el país y quisiera que dejara el poder. El cambio democrático para Venezuela requerirá el uso de todas las formas posibles – por más limitadas que sean – de participación democrática para enfrentar al régimen. Abandonar cualquiera de estas vías, como las principales fuerzas de la oposición hicieron cuando boicotearon las elecciones presidenciales de mayo pasado, podría ser una equivocación fatal. La oposición no puede darse el lujo de repetir el error de no participar en una elección en el próximo referéndum para aprobar una nueva constitución que podría significar

Read the full article on ForeignAffairs.com